¿Qué nos cuenta la volatilidad del bitcoin?
AP Photo/Evan Vucci
Página principal Opinión, Criptomonedas, BTC
Tema de actualidad
13 Marzo
3594 3k

Las criptomonedas pueden servir como indicador para saber lo que podría suceder con los activos tradicionales, como las acciones y los bonos.

El bitcoin, a pesar de su nombre, no es dinero. La volatilidad de su precio reduce significativamente su utilidad como unidad contable fiable o método efectivo de pago. Sin embargo, el bitcoin puede servir como medio de ahorro, como el oro. Incluso si no compra criptoactivos, vale la pena observar los ciclos de subidas y bajadas del bitcoin. Esto le ayudará a predecir el crecimiento de la volatilidad del mercado y los importantes desequilibrios en una amplia gama de activos financieros.

El blockchain, la tecnología subyacente del bitcoin, se ha convertido en un gran avance. El código del bitcoin fue presentado el 3 de enero de 2009 por un hombre que se esconde bajo el seudónimo de Satoshi Nakamoto. Permite a los participantes, quienes pueden no conocerse o no confiar en el otro, realizar una transacción sin depender de ningún intermediario centralizado. El verdadero espíritu del bitcoin está evidentemente contenido en la formulación de su creador: "El problema clave de las monedas convencionales es toda la confianza necesaria para que funcionen".

Entre los primeros partidarios del bitcoin se encontraban tecnólogos y libertarios, así como algunos locos que temían la catástrofe y la devaluación de las monedas después de la crisis financiera. Sin embargo, el interés en las criptomonedas y el precio del bitcoin ha aumentado significativamente. El día de las elecciones presidenciales de EE. UU. de 2016, un bitcoin costaba alrededor de 700 $.

El año pasado, el interés de los consumidores en el bitcoin creció rápidamente. A medida que su precio superaba los 2.000 $, 5.000 $ y luego los 10.000 $, los primeros seguidores de la criptomoneda empezaron a verse rodeados de imitadores. Unos cuantos bitcoins fueron comprados por taxistas, jubilados y profesionales de Wall Street. Finalmente, en diciembre, el precio de la criptomoneda se aproximó a los 20.000 $.

¿Cuál fue el motivo de la emoción del año pasado?

Euforia es uno de los posibles estados humanos, pero también vale la pena tener en cuenta los cambios de la economía global y la política económica.

Primero, la victoria de Trump en las elecciones presidenciales revivió el sentimiento económico. Los inversores y los directores de las empresas empezaron a esperar cambios en la regulación y la política fiscal. Las perspectivas de crecimiento económico, tanto en Estados Unidos como en el extranjero, mejoraron notablemente. Entre el día de las elecciones y finales 2017, la Fed elevó al cuádruple las tasas de interés a corto plazo. Sin embargo, la situación financiera en su conjunto, incluido el coste efectivo y la disponibilidad de préstamos, se mantuvo débil.

Este trasfondo económico hizo que el bitcoin y otras criptomonedas subieran. Si la situación actual hubiera continuado, los activos de alto riesgo, tales como las acciones y las nuevas criptomonedas, habrían subido. Si un crecimiento más fuerte condujera a una inflación más rápida, como resultado de lo cual la Fed elevaría las tasas más rápido de lo esperado, entonces el bitcoin se hubiera convertido en un refugio seguro de la volatilidad que afectaría a otros activos financieros.

En segundo lugar, los inversores, a pesar del optimismo general, estaban preocupados de que la política comercial de Trump pudiera ser miope y diera lugar a la devaluación del dólar con el fin de apoyar las exportaciones estadounidenses a corto plazo. La administración ya dejó claro que prefería un dólar más débil. Y los mercados obedecieron: durante 2017, el dólar perdió el 12% de su valor en relación con la canasta de monedas extranjeras. Los inversores que buscaban otra herramienta para ahorrar, se encontraron con el bitcoin y otras criptomonedas, que subieron de precio.

En tercer lugar, la confianza en las instituciones cayó bruscamente tras las elecciones de 2016. Según un estudio realizado por Edelman Trust Barometer en octubre y noviembre, el nivel de confianza en Estados Unidos experimentó la disminución más significativa de la historia. Esta tendencia fue causada por "una asombrosa falta de fe en el gobierno, cuya credibilidad se redujo en 14 puntos al 33% entre la población general". Y también empujó a las personas al mercado de las criptomonedas.

La euforia se dispersó a principios de este año. La volatilidad ha aumentado bruscamente. El bitcoin perdió más de la mitad de su precio en comparación con el pico de diciembre, pero luego volvió a niveles superiores a los 10.000 $. El resto de principales criptomonedas también registraron importantes subidas.

Ahora los inversores están cambiando sus expectativas de política estatal. La retórica de Trump puede llegar a ser algo más que una táctica de negociación y atestiguar una nueva política tarifaria y restricciones comerciales en todo el mundo. El aislacionismo económico causará un gran daño a las perspectivas de crecimiento económico de Estados Unidos. El Tesoro debe entender que no vale la pena devaluar la moneda de reserva del mundo.

Jerome Powell, el nuevo presidente de la Reserva Federal, puede hacer que la organización piense sobre la mejor manera de aplicar la política monetaria. La Fed también puede explorar con prudencia la posibilidad de introducir su propia criptomoneda para aprovechar los beneficios de la innovación sin los problemas asociados con el uso ilegal del bitcoin y las altcoins. La mayoría de las monedas que se negocian hoy en el mercado se depreciará. Sin embargo, en el horizonte hay una nueva generación de criptomonedas, algunas de los cuales pueden llegar a ser más como el dinero y más capaces de afrontar los retos a los que se está enfrentando el bitcoin.

El bitcoin es particularmente sensible a la incertidumbre emergente en la política económica. El fuerte aumento de la volatilidad del bitcoin en diciembre y enero precedió a la volatilidad de febrero en los activos financieros más tradicionales y significativos, incluyendo las acciones, los bonos y el crédito. Cuando termine la ola, las burbujas asociadas con los precios de otras clases de activos se harán más evidentes. El bitcoin, tal vez, podrían darnos algunas pistas sobre el futuro.

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis