Por qué la anarquía del bitcoin no es un problema
Página principal Finanzas, Bitcoin, Blockchain
Tema de actualidad
19 Marzo
1515 1k

Elaine Ou, una ingeniera de gran éxito de Global Financial Access, comparte su opinión sobre el problema de la toma de decisiones en el bitcoin y nos dice por qué esto no debería ser considerado un problema.

Las empresas de Silicon Valley deben tener clara cuál es su misión. Si un negocio carece de un conjunto explícito de valores para guiar las decisiones, prevalece la anarquía. Lo mismo ocurre con las startups de blockchain en medio del boom de las criptomonedas.

El blockchain del bitcoin, que registra y protege todas las transacciones en la moneda digital, es anárquica por diseño. Esto no significa que vaya a derrocar al gobierno (decepcionante, lo sé). Simplemente significa que la red funciona sin una autoridad designada. En su lugar, el bitcoin emplea incentivos económicos para permitir que miles de intereses en pugna logren un objetivo común.

La idea de que una criptomoneda de 160.000 millones de dólares esté controlada por un protocolo de software que se ejecuta en piloto automático es desconcertante para algunos. No hay nadie a quien recurrir en caso de robo, fraude o mal funcionamiento. Cualquier modificación del software implica una propuesta seguida de un largo debate entre los participantes de todo el mundo. Cuando surge un consenso general, se implementa la propuesta y los usuarios toman medidas para aplicar la actualización.

El consenso social es un proceso descuidado y mal definido, especialmente cuando se trata de una criptomoneda que abarca múltiples países, idiomas y jurisdicciones. La mayoría de las veces, termina en un callejón sin salida. Esto no es del todo involuntario. El creador seudónimo del bitcoin declaró una vez:

"Una vez que la versión 0.1 fue lanzada, el diseño del núcleo quedó grabado en piedra para el resto de su vida".

Más recientemente, las partes interesadas pasaron años discutiendo sobre cómo mejorar el rendimiento de las transacciones del bitcoin, generando múltiples bifurcaciones compuestas por usuarios descontentos.

Se desarrollaron nuevos protocolos teniendo en cuenta este problema. Por ejemplo, en algunos de ellos existe la posibilidad de votar a favor de los cambios, aceptar las actualizaciones de software y apostar por cambiar las reglas. Si el dinero virtual puede escalar a una base global de usuarios, ¿por qué no su gobierno asociado?

El objetivo es coordinar las decisiones entre un conjunto descentralizado de usuarios. El problema es que está a un paso de la colusión. ¡Y el objetivo de un sistema descentralizado es prevenir la colusión!

El valor perdurable del bitcoin proviene de su resistencia al arbitraje humano. Sí, la incapacidad de "presionar" los cambios necesarios ha dado lugar a que los usuarios culpen a los desarrolladores del bitcoin por no responder a sus deseos, pero de la misma manera también puede cambiar a los usuarios.

Para una criptomoneda descentralizada, la alienación de los usuarios es el mayor peligro, porque los costes de salida en el ciberespacio son muy bajos. Después de la elección de Trump, mucha gente amenazó con mudarse a Canadá - pero aproximadamente cero lo hicieron, ya que hacer las maletas y mudarse requiere mucho trabajo. Abandonar un blockchain es mucho más fácil. Los creyentes fervientes serán los más rápidos en desistir si sienten que su visión ha sido tergiversada.

El hecho de que el bitcoin haya sido diseñado para confundir la toma de decisiones humanas es una característica, no un defecto. El protocolo central se encarga de hacer cumplir la única regla más importante para el valor de la criptomoneda: no es posible falsificar el gasto.

Por el contrario, el dólar de EE. UU. está cargado con el efecto de la política monetaria, la aplicación de sanciones, la lucha contra la delincuencia y mucho más. Cuantas más funciones tenga una moneda, más cosas habrá que discutir y más probabilidades habrá de que la comunidad se rompa. El enfoque inflexible del bitcoin le permite servir a una base de usuarios más amplia.

En los blockchains, la anarquía es la peor forma de gobierno, excepto por todas las demás. Dicho esto, todavía es posible que el bitcoin no haya hecho las cosas bien la primera vez. A medida que más gente se involucre, la coordinación de las decisiones será aún más difícil, y la inflexibilidad del bitcoin puede resultar demasiado restrictiva.

Incluso el ethereum, que en una ocasión recuperó unas pérdidas de 55 millones de dólares con tan solo 3 días de antelación, tiene dificultades para repetir el procedimiento 18 meses después. Cualquier criptomoneda descentralizada tiene una ventana limitada en la cual coordinar decisiones. Que empiecen los experimentos creativos.

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis