telegramyoutube
Elon Musk está cometiendo un gran error en relación al coche de Apple
Bobby Yip/Reuters
Página principal Tecnología, Elon Musk, Tesla, Apple
Tema de actualidad
30 de Junio de 2016
6751 6k

Matthew DeBord, colaborador de Business Insider, analiza las recientes declaraciones de Elon Musk en torno a Apple.

Cuando se trata de comprender Tesla (NASDAQ: Tesla Motors [TSLA]) y su futuro, nadie es mejor que su director ejecutivo Elon Musk.

Pero cuando se trata de evaluar a otros fabricantes de automóviles, y las posibles amenazas competitivas para Tesla, no se le da tan bien.

Un ejemplo: la semana pasada, Musk dijo que aunque Apple (NASDAQ: Apple [AAPL]) había empezado tarde en su proyecto secreto automovilístico, en 2020 la empresa superaría a los líderes actuales y tendría una producción en masa.

Como nota al margen, o tal vez una burla cariñosa, Musk declaró que Tesla estaría vendiendo un millón de vehículos al año para entonces (la empresa ya está apuntando a 500.000 al año en 2018).

Existe una remota posibilidad de que Apple podría tener realmente un coche a la venta en 2020, pero no mucho más que eso. De hecho, los comentarios de Musk sugieren que quiere mantener Tesla en una discusión orientada a Silicon Valley sobre el futuro del transporte, con empresas de tecnología como Apple y Google (NASDAQ: Alphabet Class C [GOOG]) sirviendo como la competencia de Tesla, pero no como los fabricantes de automóviles que actualmente están fabricando y vendiendo coches eléctricos.

Apple no ha dejado de especializarse en el “campo de distorsión de la realidad" siguiendo la ideología de Steve Jobs, y el coche de Apple, con el nombre en clave "Titán" encaja perfectamente en este concepto. Hasta ahora, solo hemos visto furgonetas dando vueltas por la Bay Area de San Francisco, con lo que parecen ser equipos de sensores atados a sus techos. Apple ha comprado una serie de propiedades y realizado algunas contrataciones bastante extrañas. Y eso es todo. Por lo demás, todo es especulación y un estudio de diseño extraño.

De modo que si Apple se las arregla para sacar un coche al mercado en 2020, será un logro francamente sorprendente. Esto es lo que esperan los maniáticos de Apple – que la empresa va a anunciar a bombo y platillo un vehículo (probablemente) eléctrico y (probablemente) automanejable, completamente listo para disfrutarlo.

Pocas o ninguna probabilidad

Eso va a ser simplemente imposible. Los coches no son smartphones. Son grandes y, en un mundo atestado de móviles, imposibles de ocultar. Apple tendría que probar su coche en la vía pública – de hecho, tendría que hacerle saber a varias autoridades lo que iba a hacer, y si quiere decantarse por las características de los coches no tripulados, tendría que solicitar permisos en California.

Los coches de la vieja escuela suelen tardar unos cuatro años en desarrollarse a partir de sus primeros diseños, por lo que si Musk está en lo correcto, y Apple empezó tarde, entonces es poco probable que un punto de inflexión por parte del Proyecto Titán se ponga en marcha para el año 2020; hablar del 2025 sería bastante optimista.

A lo que realmente se reducen los comentarios de Musk es a los esfuerzos estudiados para desviar las verdaderas amenazas competitivas que están a punto de comenzar a llegar – y una oportunidad para distinguir los vehículos de Tesla de algunos de los nuevos vehículos eléctricos de mayor alcance que van a salir pronto al mercado.

Tesla está a punto de ir de un fabricante de coches eléctricos de lujo con bajo volumen de producción y alto margen de beneficios, a un fabricante de coches eléctricos destinados al mercado de masas, con alto volumen y bajo margen, con el próximo Model 3 siendo el primero ejemplo.

General Motors (NYSE: General Motors Company [GM]) ya va a vencer a Tesla en el mercado con el Bolt de 322 km, que está previsto que llegue a finales de este año. Y GM, Ford (NYSE: Ford Motor Company [F]) y Volkswagen (XETRA: Volkswagen [VOW3]) están moviéndose rápidamente para desarrollar empresas futuristas de nueva movilidad.

Los principales competidores del Tesla Model 3

Los fabricantes de Detroit está felices de señalar que sus empresas de automóviles tradicionales han estado ganando dinero a raudales durante los últimos dos años, y podrían estar interesadas ​​en adquirir o invertir en startups de alta tecnología con sede en el norte de California.

Y eso es solo en EE. UU., Los fabricantes alemanes y japoneses también están aumentando sus propias iniciativas de vehículos eléctricos automanejables.

Bueno y malo

Por un lado, todo esto es bueno para Tesla. No va a ser la única empresa importante de coches eléctricos por mucho más tiempo, y eso debería alegrar tanto a Musk como su equipo. Tesla no puede lograr su gran visión por sí sola, no en un planeta que tiene más de mil millones de vehículos en la carretera.

Por otra parte, ahora mismo Tesla no está demasiado bien en el marco de su actividad principal – la automoción. Los coches que ha hecho han sido impresionantes, si bien un poco defectuosos (toda la flota de berlinas del Model S fue retirada del mercado el año pasado, y la primera producción del Model X SUV fue retirada a principios de este año). Sin embargo, el volumen de ventas anuales nunca han cumplido las expectativas: 50.000 en 2015, por debajo de 55.000 prometidos; y una estimación de 80-90.000 en 2016, con mucho menos de la mitad de ese total entregado hasta el momento.

Esto no quiere decir que Tesla no pueda hacer un coche espectacular. El problema es que Tesla no puede compararse con la producción rutinaria de un fabricante de automóviles ya consolidado.

Así que, por supuesto que a Tesla le gustaría verse compitiendo con Apple, otro nuevo participante que no tiene ninguna competencia en lo que respecta a la fabricación de coches.

Hay efectivamente dos opiniones sobre lo que pretende Apple con Titan. Una de ellas es que sin duda es un coche. La otra es que definitivamente no es eso. Basándose en lo que creen esto últimos, Apple está probablemente trabajando en una amplia interfaz que volverá a mostrar la experiencia de estar en un vehículo – por ejemplo un Apple Carplay mucho más avanzado.

Pero Musk parece pensar que sí van a hacer un coche, esperando ver algo con cuatro ruedas y un logotipo de Apple, paseándose junto con el Model 3 por las calles de Palo Alto.

Y si habla en serio en cuanto a esto, estaría cometiendo grave error. Por supuesto que sería genial ver a Apple como el mayor rival de Tesla. Sin embargo, en primer lugar tendrán que hacer frente a las empresas que son buenas fabricando y vendiendo coches.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
¡Nos alegramos de tenerle con nosotros!
Buenas noticias: ahora tenemos cotizaciones de mercado gratuitas. ¡Haga clic en el botón para empezar a utilizarlas ahora!
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis
Cerrar
Disfrute Insider.Pro sin anuncios y ayúdenos instalando nuestro plugin para Google Chrome
Instalar