Página principal Tecnología

A veces los científicos dicen haber hecho un descubrimiento increíble que cambiará nuestras vidas, pero en realidad ocultan que no es más que un fraude para ganar dinero y fama.

De vez en cuando nos llegan descubrimientos científicos tan extraordinarios que nos es imposible abordarlos en un primer momento.

La electricidad, la teoría de la relatividad… el muelle. Son esos nuevos y extraordinarios avances que sobrepasan los límites de la ciencia y terminan por cambiar nuestras vidas.

Pero a veces, un descubrimiento o un invento que parece una locura, es solo eso: una locura. Y detrás de él hay alguien dispuesto a pegar huesos o a contratar a un individuo que mueva una manivela, solo para hacerse famoso o por dinero.

No hay nada como recordar antiguos fraudes para ser un poco escépticos sobre los hallazgos científicos excesivos.

Aquí mostramos 10 de los escándalos científicos más jugosos.

1. Las piedras yacientes de Johann Beringer en 1725

Los 10 mayores fraudes de la historia de la ciencia
Wikimedia Commons

El hallazgo: Una colección de piedras procedentes de la periferia de la ciudad de Baviera que unos estudiantes encontraron para Johann Beringer, profesor de historia de la Universidad de Würzburg. Había casi 2.000 piedras, algunas talladas con imágenes de “lagartijas con su piel, pájaros con los picos y ojos, arañas en sus telas y ranas copulando”, según publica The Guardian. Otras reflejaban objetos de astronomía con grabaciones de letras del alfabeto hebreo.

Beringer especulaba sobre el hecho de que las piedras eran reliquias fosilizadas procedentes del Diluvio Universal, y rechazaba la idea de que fueran hechas por el hombre. De hecho, estaba tan seguro que escribió un libro entero sobre el tema.

El fraude: Justo cuando el libro de Beringer fue publicado, los chicos le trajeron una última piedra. Esta piedra llevaba grabado el nombre de Beringer. Resultó que las piedras habían sido plantadas por dos colegas de Beringer. Se las llegó a conocer como lügensteine, o "piedras yacientes”.

2. La máquina de movimiento perpetuo de 1813

Los 10 mayores fraudes de la historia de la ciencia
Wikimedia Commons

El hallazgo: Un invento novel, la creación de un hombre llamado Charles Redheffer. Se trataba de una máquina que estaba en perpetuo movimiento, que nunca se detenía – una máquina que se movía constantemente.

El fraude: Tras observar un ligero tambaleo en la máquina, un ingeniero de mecánica escéptico llamado Robert Fulton desafió a Redheffer y afirmó que podía saber qué mecanismo mantenía la máquina en movimiento.

Y justo hizo eso. Resultó que la fuente de la incesante energía de la máquina era un hombre mayor en un ático que movía la manivela mientras se comía un trozo de pan.

3. Vida en la luna en 1835

Los 10 mayores fraudes de la historia de la ciencia
NASA

El hallazgo: Según el New York Sun, era una “nueva teoría sobre fenómenos cometarios”. Aparentemente, un astrónomo llamado Sir John Herschel no solo habría descubierto nuevos planetas que giraban alrededor de otros astros, sino que habría “resuelto o corregido casi todos los problemas cruciales de la astronomía matemática”.

El más apasionante de estos nuevos hallazgos astronómicos: la vida en la luna.

El fraude: Resultó que Herschel no solo no había encontrado realmente vida en la luna, ni había hecho tambalearse todo el campo de la astronomía matemática, sino que ni siquiera era consciente de estos supuestos descubrimientos, y mucho menos de que se le habían atribuido a él.

4. El Gigante de Cardiff en 1869

Los 10 mayores fraudes de la historia de la ciencia
Public Domain

El hallazgo: Un cuerpo humano petrificado de 3 metros de largo. El “Gigante de Cardiff” fue descubierto por un grupo de operarios que excavaban un pozo en un patio.

El fraude: Un ateo llamado George Hull había gastado una broma a un ministro fundamentalista que pensaba que la Tierra estuvo en un tiempo habitada por gigantes, según la Biblia. Cuando un hombre llamado P.T. Barnum comenzó a mostrar una recreación del gigante, Hull intentó interponer una demanda que fracasó cuando no pudo presentar pruebas de que el gigante fuera legítimo.

5. El Hombre de Piltdown en 1912

Los 10 mayores fraudes de la historia de la ciencia
Wikimedia Commons

El hallazgo: Fragmentos de un cráneo de aspecto humano, una mandíbula de primate con dos molares rotos, utensilios de piedra y fragmentos de animales fósiles descubiertos en el foso de una tumba por Charles Dawson, abogado de profesión y cazador amateur de fósiles.

El cráneo, que los científicos decidieron que pertenecía a una criatura de sobrenombre el Hombre de Piltdown, que pasó por la tierra hace 500.000 años, fue proclamado como el lazo de unión evolutivo entre los monos y los humanos.

El fraude: En 1950, los científicos reexaminaron los huesos y averiguaron que la parte superior del cráneo solo tenía 50.000 años y la mandíbula, que los científicos ahora piensan que procedía de un orangután, solo es de hace unas décadas. También descubrieron que los fósiles estaban manchados con un producto químico para que parecieran antiguos.

Resulta que Dawson había plantado los fósiles. Pero murió mucho antes de que se desvelara el fraude de sus descubrimientos.

6. La autopsia de un extraterrestre en 1947

Los 10 mayores fraudes de la historia de la ciencia
Wikimedia Commons

El hallazgo: El rodaje de la autopsia de un extraterrestre cuya nave espacial había aparecido en el verano de 1947 en Roswell, Nuevo Méjico. En 1995, un británico llamado Ray Santilli declaró que había obtenido el rodaje de un cámara militar retirado.

El fraude: Inmediatamente se suscitaron declaraciones entre la comunidad científica, pero Santilli no confesó el fraude hasta 2006. En un documental, Santilli reconoció haber montado y grabado toda la autopsia, pero persistió en su afirmación de que el rodaje existía (afirmó que había grabado la reproducción porque el rodaje original estaba en mal estado).

7. La Tribu Tasaday en 1971

Los 10 mayores fraudes de la historia de la ciencia
Susanne Haerpfer

El hallazgo: “Una pequeña tribu de la Edad de Piedra” llamada los Tasaday. Un ministro del gobierno filipino llamado Manuel Elizalde declaró haber hallado una tribu que vivía en completo aislamiento en la isla de Mindanao. La tribu “hablaba una lengua extraña, reunía comida salvaje, empleaba utensilios de piedra, vivía en cavernas en la selva, vestía hojas y arreglaba los asuntos con amable persuasión”, publica The Guardian.

El presidente en aquel momento declaró la isla reserva natural, prohibiendo a los antropólogos visitarla para su estudio de la tribu.

El fraude: En 1986, el presidente fue obligado a dimitir de su cargo y dos periodistas se infiltraron en la isla solo para averiguar que los Tasaday vivían en casas, vestían ropa normal y habían adoptado solo temporalmente el estilo de vida primitivo de la edad de piedra instigados por Elizalde.

8. Hallazgos de la Edad de Piedra de Shinichi Fujimara en 1981

Los 10 mayores fraudes de la historia de la ciencia
Didier Descouens

El hallazgo: Los signos de vida humana más antiguos jamás descubiertos. Shinichi Fujimura, un arqueólogo japonés, se puso en el punto de mira en 1981 con su descubrimiento de artefactos de piedra que databan de hace 40.000 años. Eran los artefactos más antiguos que jamás se habían encontrado en Japón.

Pero fue su hallazgo de utensilios de piedra de hace 600.000 años (que habrían sido los signos de vida humana más primitivos), además de algunos zulos que declaraba que habían servido de apoyo a refugios primitivos, lo que le lanzó a la fama internacional en 2000.

El fraude: Ese mismo año, un periódico japonés publicó unas fotos de Fujimara cavando hoyos en el lugar y plantando los artefactos. Rápidamente respondió declarando que había sido “poseído por una fuerza incontrolable” y “tentado por el demonio”.

9. Elementos sin descubrir en 1998

Los 10 mayores fraudes de la historia de la ciencia

El hallazgo: Dos elementos radiactivos nunca descubiertos anteriormente. Los científicos del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley sintetizaron estos nuevos elementos en los llamados ununoctio (elemento 118) y livermorio (elemento 16), bombardeando plomo con átomos de kriptón. Según el secretario de energía de EE. UU., este fue un “sorprendente descubrimiento que abría la puerta a posteriores hallazgos en la estructura del núcleo atómico”.

El fraude: En 2000, después de que diferentes grupos de investigadores fracasaran en la réplica de los resultados, el laboratorio se retractó. El físico Victor Ninov fue acusado de falsear los datos para maquinar pruebas de que los elementos habían sido creados. El mismo año, el livermorio fue realmente sintetizado por primera vez seguido del ununoctio unos años más tarde.

10. El fósil Archaeoraptor en 1999

Los 10 mayores fraudes de la historia de la ciencia
AP Photo/Dennis Cook

El hallazgo: El fósil de un dinosaurio con plumas llamado Archaeoraptor. Fue proclamado como la unión evolutiva perdida entre los pájaros actuales y los dinosaurios carnívoros.

El fraude: Resultó que el fósil Archaeoraptor era solo un revoltijo de fósiles pegados de diferentes especies. La cabeza y el tronco superior pertenecían a un tipo de pájaro primitivo, la cola a un pequeño dinosaurio con alas, y el propietario original de las patas y los pies todavía no se conoce.

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis