Hyperloop One: la velocidad del sonido con tu coche autoconducido
Página principal Tecnología, Tesla
Tema de actualidad
28 Enero
623 623

Imagina un futuro en el que puedas pedir un coche autoconducido a través de una aplicación del móvil. Bueno, esto ya lo puedes hacer, ¿no? Pero, ¿y si pudieras “meter” el coche en un tubo sin aire de cientos de kilómetros de largo y pudieras cruzar el país a la velocidad del sonido? Impresionante, ¿verdad?

Esta visión futurista del transporte viene de la mano de Hyperloop One, la startup de Los Ángeles de Elon Musk que está trabajando en un sistema de transporte ultra-rápido. La compañía se está preparando para su gran momento más avanzado el año, cuando pruebe el sistema completo en el desierto al norte de Las Vegas.

La increíble historia del ascenso de Elon Musk

Sin embargo, aunque todavía falta bastante tiempo antes de que Hyperloop entre en funcionamiento, los ejecutivos de Hyperloop One ya están pensando en un futuro en el que los viajes ultrarrápidos sean tan comunes como los coches automáticos. Algunos de los altos ejecutivos de la startup se reunieron a principios de este mes en el CES en Las Vegas con varias empresas que están trabajando en tecnologías de conducción autónoma para discutir posibles fusiones en sus respectivas misiones.

Entre una de estas reuniones, tuve la oportunidad de charlar con el cofundador y presidente de ingeniería de Hyperloop One, Josh Giegel, y con Nick Earle, vicepresidente senior a cargo de las operaciones de campo globales, para hablar sobre el progreso de la empresa y sobre cuándo estarían listos para poner en funcionamiento el Hyperlooop.

Ambos se han reunido recientemente con representantes de dos fabricantes de chips para ordenadores, Intel y Nvidia, para discutir sobre sus respectivos esfuerzos para expandirse en la industria de la conducción automatizada, así como con la empresa de supercoches McLaren. Pero estas reuniones no son solo para fantasear sobre el futuro, dijo Earle. Sino que se trata de unos esfuerzos reales por encontrar una forma de vincular los automóviles conducidos con el ambicioso y costoso sistema de transporte. Earle dijo:

"La idea es que contemos con un transmisor en nuestro automóvil. De modo que cuando nos aproximemos a un hyperloop, este cortará la circulación de aire para permitir que el vehículo se introduzca en el tubo".

Cuando Earle habla con estas empresas, describe Hyperloop One como una WAN o una amplia red de transporte que debería ser capaz de interactuar con todas las redes de área local o LANs. "Queremos que cualquier vehículo autónomo entre en nuestro sistema", dijo.

Así funcionará Hyperloop - el tren supersónico del futuro

Este es el tipo de pensamiento que hace que hyperloop sea considerado como una gran pero extravagante idea. Los críticos dicen que los costes por sí solos - se calcula que cada milla de tubo tiene un coste de 11,5 millones de dólares - lo convierten en un proyecto poco realista. Sin embargo, Hyperloop One está avanzando, impulsado por una financiación de 160 millones de dólares, la aprobación de países como los Emiratos Árabes Unidos y Finlandia, y la esperanza de que se trata de la empresa mejor posicionada para hacer realidad el sueño de conducir a más de 1.200 km/h. La compañía ha dicho que realizará su primera prueba del sistema completo durante los primeros tres meses de 2017.

Un equipo de alrededor de 60 ingenieros y contratistas está ocupado construyendo una pista de prueba en el desierto de Las Vegas, cerca de donde la empresa llevó a cabo su primera prueba pública en mayo de 2016. La prueba contará con una cápsula magnética levitadora con propulsión electromagnética para recorrer una distancia de 500 metros, o menos de una milla, a través de un tubo sin aire a una velocidad de más de 160 km/h.

Esta prueba debería ser más emocionante que la primera prueba pública de Hyperloop One realizada el pasado mes de mayo, en la que un trineo de 3 metros de largo voló por una corta pista de tren para luego chocar contra un montón de arena. Quizás irónicamente, Giegel enfatizó la necesidad de avanzar de forma lenta e iterativa a medida que desarrolla su tecnología ultrarrápida. Este dijo:

"No es más que un dibujo sobre un trozo de papel hasta que alguien lo pruebe. Y en estos momentos contamos con el equipo capaz de hacerlo. Y lo estamos haciendo".

Si funciona, el hyperloop podría simplificar enormemente los viajes interurbanos y el transporte de mercancías, reducir la congestión y la contaminación, y posiblemente revolucionar el transporte en todo el mundo. Cuando introdujo la idea por primera vez en 2013, Musk lo calificó como la "quinta forma de transporte". (Los otros cuatro son los coches, los trenes, los aviones y los barcos.) No cabe duda de que el hyperloop podría resultar ser un sistema revolucionario.

Mientras tanto, Hyperloop One necesita recaudar suficiente dinero para alimentar sus sueños de alta velocidad. Recientemente la empresa ascendió a Brent Callinicos de asesor senior a director de operaciones y director financiero. Callinicos, quien fue contratado en octubre, anteriormente trabajaba en Uber, donde ayudada a transformar a la startup en la empresa tecnológica más valiosa del mundo.

A principios de enero, Hyperloop One anunció a los ganadores del "desafío global" que lanzó para encontrar posibles rutas adicionales por todo el mundo. De las más de 2.600 propuestas, solo quedaron 35 semifinalistas de 17 países. Una de las posibles rutas uniría Austin, Dallas y Houston. Otra conectaría Mumbai y Delhi.

La empresa va a celebrar durante los próximos meses 3 eventos para dar a conocer a los ganadores: el 28 de febrero en Nueva Delhi, el 6 de abril en Washington DC y el 27 de abril en Londres. La próxima ronda de finalistas será anunciada en mayo.

Todas estas propuestas no acabarán convirtiéndose en rutas de hyperloop, pero proporcionan una clara imagen del entusiasmo por este ambicioso proyecto. De hecho, aunque la primera prueba se llevará a cabo en EE. UU., el primer hyperloop operacional probablemente será construido entre Dubái y Abu Dabi, debido al apoyo de las autoridades del transporte del país. Earle ha destacado que si el gobierno no aporta financiación, será muy difícil que la empresa consiga los derechos sobre las tierras y los derechos de paso necesarios para alcanzar con éxito su objetivo.

La startup también está llevando a cabo estudios sobre la factibilidad del proyecto en Finlandia, Suecia, Holanda, Suiza, Moscú, el Puerto de Los Ángeles y Reino Unido. La reciente oleada de actividad de la empresa tiene como objetivo transmitir el mensaje de que Hyperloop One es un negocio real que está trabajando en un proyecto de transporte de verdad con implicaciones globales.

Pero también parece ser un intento por alejar la atención de la demanda presentada el año pasado por el ex director de tecnología de Hyperloop One. La empresa también le demandó y finalmente acabaron alcanzando un acuerdo.

No cabe duda de que 2016 fue un año un tanto agitado para Hyperloop One. Este año podría ser aún más difícil, dependiendo de la capacidad de la empresa para demostrar la viabilidad del proyecto a sus inversores, a sus socios gubernamentales y al público, especialmente a los que piensan que los humanos no deberían viajar a 1.200 km/h. Earle dijo:

"La gente me dice todo el tiempo: ‘Seguro que se te despegará la piel de la cara. Pero es básicamente un avión a 6 metros del suelo. Millones de personas suben a aviones a diario y no se les despega la piel de la cara".

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis